Nota de prensa22/08/2020

Cáritas Diocesa inicia una campaña de apoyo a Cáritas Líbano para paliar los efectos de la explosión

La iniciativa responde a la solicitud de ayuda por parte de Cáritas Líbano a la red internacional de Cáritas para poner en marcha un plan urgente de ayuda.

El pasado 4 de agosto se produjo una explosión en el puerto de Beirut de 2.750 toneladas de nitrato de amonio que habían sido confiscadas por orden judicial a una embarcación en 2014, afectando gravemente a la zona portuaria y sus alrededores.

El Observatorio Sismológico de Jordania estimó la energía liberada por la explosión con la de un sismo de magnitud 4.5; el cual es equivalente a unas 83 toneladas de TNT, siendo escuchada en lugares tan distantes como Chipre a 240 km de distancia.

Desde Cáritas Diocesana de Orihuela-Alicante se ha puesto en marcha una campaña de recogida de fondos para ayudar al Programa de Respuesta Rápida puesto en marcha por Cáritas Líbano para cubrir necesidades básicas de personas afectadas. Las aportaciones de cuenta se pueden realizar a través de las cuentas bancarias disponibles o de la página web de Cáritas Diocesana (caritasoa.org).

Cuentas bancarias disponibles para realizar donaciones poniendo en el concepto ”Líbano”:

Banco Sabadell ES66 0081 1490 7900 0101 5905

Banco Santander ES58 0049 2318 9419 1006 8400

Caixabank ES66 2100 2354 5102 0017 7885

Magnitud de la explosión

La explosión ha afectado gravemente a todos los edificios a 10 kilómetros de distancia, por lo que se ha estimado que unas 300.000 personas han perdido sus hogares.

El silo más grande de la ciudad ha sido destruido, perdiéndose cerca de 15.000 toneladas de grano, lo que representa aproximadamente el 85% de las reservas de la ciudad. El 90% de los hoteles de Beirut y al menos cinco hospitales de la ciudad tienen daños estructurales graves o muy graves.

En mayor o menor medida, los daños se extienden a más de la mitad de la ciudad de Beirut, por lo que se estima que el coste total de reparación y rehabilitación ascienda a más de diez mil millones de dólares.

Las necesidades en estos momentos en Beirut son alimentación y agua potable; alojamiento; equipos y materiales para el desescombro; medicinas y atención médica de primeros auxilios; y atención psicológica.

Las personas migrantes se encuentran entre los grupos más afectados, dado que en su mayoría viven en zonas populares cercanas a la zona afectada.

“Una situación apocalíptica”

En una teleconferencia celebrada entre representantes de las Cáritas donantes y en la que participó Cáritas Española, Rita Rhayem, directora de Cáritas Líbano, aseguró que “es una situación terrible y desastrosa, y hoy vivimos en una confusión total». «La situación es crítica –explicó— y es la primera vez que hemos experimentado una situación de tal magnitud. Es apocalíptica, pero no podemos detenernos y seguiremos adelante para ayudar a todos los que están en mayor dificultad».

«Hay muchos muertos y muchos heridos, y es probable que la situación de salud empeore rápidamente, ya que los gases tóxicos pueden causar problemas de salud adicionales”, detalló Rhayem. “Caritas Líbano se está preparando para ello, pero sus centros de salud no tienen medios para hacer frente a este tipo de situaciones, y las operaciones de rescate se hacen aún más difíciles por la falta de electricidad», añadió.

Aunque la sede de Cáritas Líbano también sufrió graves daños por la explosión, afortunadamente la oficina se había cerrado poco antes de la explosión, lo que evitó que ninguno de sus trabajadores resultara herido y pudiera organizar de inmediato un plan de respuesta inmediata a la emergencia para prestar ayuda de primera necesidad a los damnificados. En esa misma línea se ha movilizado la red internacional de Cáritas para lanzar un plan de emergencia, coordinado por la secretaría general de Caritas Internationalis, para asistir inmediatamente a las víctimas.

«Muchos heridos están siendo atendidos en nuestros centros de atención primaria, que están desbordados. Necesitamos de casi todo, incluidos alimentos para distribuir entre la población afectada», alerta Rita Rhayem. “Nuestros jóvenes voluntarios se han movilizado y están colaborando en la asistencia a los heridos”.

Respuesta de Cáritas Líbano

Durante los últimos días, Caritas Líbano ha brindado asistencia a un total de 23.074 personas en Beirut y su zona metropolitana, para lo que ha desplegado a sus equipos de campo en las zonas más afectadas.

Se han distribuido 20.000 comidas calientes a personas necesitadas, distribuido 400 kits de alimentos a particulares, se han proporcionado primeros auxilios médicos a 194 heridos, se han distribuido 1.987 medicamentos a pacientes con diversas patologías. También se han distribuido kits de higiene y proporcionado ropa a personas afectadas.

Los psicólogos de Cáritas Líbano están prestando apoyo psicológico a personas afectadas por la explosión.

Jóvenes voluntarios han ayudado a limpiar y desescombrar 240 casas y una propiedad pública.

Hasta la fecha, Cáritas Líbano es uno de los dos únicos actores humanitarios que brindan agua y asistencia alimentaria en un radio de 1 km del lugar de la explosión, siendo igualmente la única organización que brinda apoyo psicológico a los afectados.

EMERGENCIA LÍBANO