El objetivo de este proyecto era mejorar la calidad de vida de las personas mayores palestinas que se encuentran en grave situación de exclusión en la ciudad de Ramallah, a través de un programa integral que respondiera a sus necesidades básicas, sanitarias, psicológicas y emocionales.

Para ello se realizaron las siguientes actividades:

  • Durante el año se sirvieron 4.103 comidas nutritivas a 44 ancianos, tres días por semana.
  • Otros 25 ancianos, que por su situación física estaban incapacitados para acudir al Centro, fueron visitados una vez por semana por dos asistentas sociales para llevarles alimentos y conocer de primera mano sus condiciones de vida.
  • Dos asistentas sociales realizaron a lo largo del año 65 visitas domiciliarias con objeto de conocer sus necesidades físicas y apoyarles psicológicamente…
  • Una enfermera realizó 80 visitas a los mayores que no pudieron trasladarse hasta el Centro y que sufrían diversas afecciones

Por lo que se refiere a la atención de sus necesidades sanitarias, el Centro ha ofrecido chequeos regulares mensuales y semestrales para controlar las enfermedades habituales propias de los mayores tales como hipertensión, diabetes, reumatismo y problemas oculares y auditivos. Los servicios del Centro a ancianos con problemas en la vista o auditivos les han prestado ayuda para cubrir parte de los gastos de operaciones quirúrgicas, tratamientos, proporcionándoles gafas, sillas de ruedas o equipo médico especial.

Un grupo de Doctores de la Palestinian Medical Society especializados en cardiología acudieron al Centro, para chequear a ancianos con problemas cardiovasculares, de este servicio se beneficiaron 32 ancianos.

Además, el Centro ayudó a pagar los gastos de seguros médicos a 10 ancianos, a otros 18 el gasto en medicinas y por último a otros 5 los gastos de operaciones urgentes. También durante el año se ayudó a 21 ancianos pagándoles medicinas específicas necesarias y que el Ministerio de Salud, no incluye entre sus entregas, esta ayuda vino procedente de un fondo de medicinas financiado por la Iglesia local.  

Por lo que respecta al apoyo psicológico, se implementaron 31 sesiones de grupo y 80 entrevistas individuales para ayudar a aquellos que sufrían depresión o algún otro problema psicológico.  También se organizaron varios eventos lúdicos en fechas significativas para recreo de los ancianos.