Cuando se cumplen dos años de los graves episodios de violencia ejercida por el Ejército de Myanmar contra la minoría rohingya, que obligaron a más de 740.000 personas a huir hacia Bangladesh, las ONG que trabajan con estas comunidades de refugiados alertan, ante el anuncio de la puesta en marcha de un plan de repatriación, sobre el empeoramiento de la crisis en Myanmar. En un reciente comunicado conjunto difundido bajo el título “Dos años después: los rohingya merecen justicia y un lugar en…