Con el lema: “En nuestra ciudad hay personas que viven en situación crónica de pobreza y exclusión” se celebró el 18º Círculo de Silencio de Alicante. En esta ocasión Cáritas colaboró en la elaboración del manifiesto, en el que se puso de relieve la realidad de pobreza cronificada en la que viven muchos de nuestros conciudadanos. Informes como el presentado en el pasado mes de abril por la Fundación Foessa, nos muestra como existe una Transmisión Intergeneracional de la Pobreza (TIP), que la labor que realizan Cáritas y otras organizaciones constata, cuando acompañan y dan respuesta a las necesidades de los hijos y los nietos de personas que ya eran acompañadas hace unos años. Se trata de una situación social que nos habla de las dificultades que tiene una generación que ha vivido sus primeros años en un hogar en situación de pobreza, de generar un cambio ascendente en el estatus socioeconómico con relación a la generación anterior. Por ello, este Círculo abogaba por “la construcción de una sociedad más justa que permita el pleno desarrollo de las capacidades y el empoderamiento de todas las personas.” Para finalizar escuchamos a Joan Manuel Serrat cantando “Las Nanas de la Cebolla” del poeta alicantino Miguel Hernández.