El pasado jueves 11 de febrero, un pequeño grupo de personas de la Diócesis nos reunimos a reflexionar acerca de “La exclavitud del siglo XXI”. Iniciamos escuchando las palabras del Papa Francisco en su exhortación “Evangelii Gaudium”:

Siempre me angustió la situación de los que son objeto de las diversas formas de trata de personas. Quisiera que se escuchara el grito de Dios preguntándonos a todos: “¿Dónde está tu hermano?” (Gn.4,9). ¿Dónde está ese que estás matando cada día en el taller clandestino, en la red de prostitución, en los niños que utilizas para mendicidad, en aquel que tiene que trabajar a escondidas porque no ha sido formalizado? No nos hagamos los distraídos. Hay mucho de complicidad. ¡La pregunta es para todos! En nuestras ciudades está instalado ese crimen mafioso y aberrante, y muchos tienen las manos preñadas de sangre debido a la complicidad cómoda y muda”( E.G. 211).

En la Diócesis, el Grupo Intereclesial contra la Trata de Personas compuesto por Oblatas, ASTI y Cáritas, está trabajando desde hace mas de un año para la visibilización de esta problemática. Este jueves quisimos sensibilizar a través de la visualización del Documental de Mabel Lozano “Voces” y un posterior coloquio, en el que las Oblatas nos acercaron a la realidad de su trabajo en su casa de acogida en Murcia. El empoderamiento de las mujeres, el acompañamiento y la devolución de su dignidad perdida son las lineas que marcan su trabajo tan valioso y necesario, y que nos recuerdan que la esperanza es posible.

Os invitamos a todos a reflexionar acerca de la trata de personas, acerca de esta esclavitud del siglo XXI, son mas de 800.000 mujeres al año en el mundo obligadas a prostituirse. Es una realidad que se da en este momento en nuestras ciudades. Debemos abrir nuestro corazón y escuchar No nos hagamos los distraídos. Hay mucho de complicidad”.