Recientemente Cáritas Diocesana de Orihuela-Alicante ha presentado su Memoria de Actividades 2018 y que representa una radiografía de la situación socioeconómica de las familias Alicantinas. Se ha contado con la presencia del obispo diocesano, D. Jesús Murgui, el director de Cáritas Diocesana, Víctor Mellado y el secretario general Fco. Javier Ruvira.

En la presentación se ha puesto el foco principalmente en el riesgo de cronificación de la pobreza, la polarización social y el aumento de la soledad no deseada. Y es que se habla de unas 320.000 personas que se encuentran en situación de exclusión en la Diócesis de Orihuela-Alicante. Una exclusión que gira alrededor de tres factores claves: el empleo, la vivienda y la salud.

Cáritas Diocesana de Orihuela-Alicante ha acompañado en el empleo a 765 personas durante el 2018 para hacer frente al principal factor de exclusión en la zona: la exclusión en el ámbito del empleo. Es por ello que se propone profundizar en las políticas que fomenten el empleo digno, así como sensibilizar a la comunidad eclesial y la sociedad civil sobre la transcendencia de este objetivo.

Por otra parte la vivienda sigue siendo un factor decisivo en la exclusión. En este sentido se ha trabajado en el pasado año por el derecho a la vivienda acompañando a 1.345 personas en situación de sin hogar. Cáritas pide así impulsar políticas de acceso a la vivienda, sensibilizar sobre la realidad de las personas sin hogar y mejorar leyes y ordenanzas municipales en este sentido.

Durante el 2018 la salud ha sido factor de exclusión para muchos de los hogares de la provincia de Alicante que han dejado de comprar medicinas, seguir tratamiento o dietas por problemas económicos. Cáritas Diocesana ha invertido un 34% de todas las ayudas prestadas a tratamientos ópticos, dentales o auditivos y reclama la creación de más recursos sociosanitarios para personas en situación de exclusión y soledad con graves problemas de salud.

En este punto también se ha querido poner el foco en otros problemas relacionados con la salud que han quedado patentes durante el pasado año como son el aumento de personas en situación de sin hogar con trastorno mental grave y falta de recursos especializados en esta área; la subida de la prevalencia de enfermedades crónicas y terminales como el cáncer entre las personas en situación de sin hogar; la desconexión entre las administraciones públicas de servicios sociales y sanitarias; la dificultad de acceso al servicio valenciano de salud para personas con adicciones y para extranjeros en situación de documentación irregular.

Cáritas Diocesana de Orihuela-Alicante en cifras:

En el último ejercicio, correspondiente a 2018, Cáritas de la Diócesis de Orihuela-Alicante ha invertido en ayuda social y lucha contra la exclusión 3.478.950 €. Un 64% de ellos llegan desde el ámbito privado, colectas y donaciones, mientras que un 36% procede de subvenciones públicas.

Por otra parte han sido un total de 31.579 las personas atendidas a través de los distintos proyectos coordinados por los 140 equipos que dan cobertura a las 151 Cáritas parroquiales de la Diócesis con 2.245 agentes, en su mayoría voluntarios.

Se puede descargar en este link la Memoria íntegra:

http://caritasoa.org/wp-content/uploads/2019/06/Memoria2018.pdf