El pasado mes de Marzo Cáritas Internationalis lanzaba un primer llamamiento de emergencia (EA, Emergency Appeal) tras el “Ciclón Idai” para organizar un plan de respuesta urgente a los damnificados que se encontraban en situación más precaria. Dicho plan, contaba con presupuesto inicial de 730.000 euros, y preveía garantizar ayuda básica de emergencia a 27.500 personas (unos 5.500 hogares) durante los tres meses posteriores en las diócesis de Beira, Quelimane y Chimoio.

Tras estos tres meses, desde Cáritas Diocesana de Orihuela Alicante, se han enviado a Cáritas Mozambique la cantidad de 6.440,00€, recogidos de diversas donaciones que han contribuido a que la red Cáritas en Mozambique, haya dado respuesta de forma prioritaria dentro de este plan de emergencia, mediante suministro de agua potable y alimentos, la distribución de material de refugio y ropa de abrigo, y garantizando unas condiciones de saneamiento e higiene básicas que han permitido prevenir uno de los mayores riesgos sanitarios a los que se enfrenta la población de las zona siniestradas, como son los brotes de cólera, malaria y disentería.