Durante el mes de Febrero personas voluntarias y contratadas del área de empleo de Cáritas Diocesana han podido reciclar y ampliar sus conocimientos en la materia, a través de la realización de dos acciones formativas que han llevado por título “Diseño de itinerarios de inserción laboral” y “Evaluación y desarrollo de competencias”. Para su impartición se ha contado con la colaboración de la fundación eslabon que lleva más de veinte años, dedicándose a la orientación sociolaboral de desempleados y personas en riesgo de exclusión social.

La realización de tales acciones formativas le ha permitido a Cáritas seguir estableciendo unos criterios cada vez más sólidos entre sus trabajadores/as y voluntarios/as, desde los cuales seguir acompañado a las personas en su búsqueda de empleo y en su derecho a un trabajo digno. La formación impartida ha estado centrada en los siguientes aspectos:

  • Cómo se realiza el diagnóstico y se obtiene el perfil de empleabilidad de la persona
  • Cómo se definen los objetivos profesionales
  • Cómo se elabora el proyecto personal de inserción
  • Cómo se realiza el proceso de tutorización
  • Qué es una competencia y cómo se clasifican
  • Cuáles son las competencias clave para el mercado de trabajo
  • Cuáles son las principales técnicas y herramientas para evaluar las competencias
  • Cómo realizar el ajuste entre el perfil competencial del puesto y la persona
  • Cómo desarrollar las competencias transversales

La apuesta de esta institución por el trabajo decente requiere de una formación  adecuada  de los agentes que están al frente de las cuestiones de empleo en las parroquias y proyectos, pues las exigencias del mercado laboral a las que las personas que acuden a Cáritas solicitando ayuda deben hacer frente, son numerosas. Sin embargo, no se puede olvidar que también es necesario educar sobre el sentido último del trabajo humano, sobre la concepción de éste como parte integrante del plan de amor de Dios sobre el hombre.

El Papa Francisco en su primer 1º de Mayo como obispo de Roma, lo expresaba así:

«El trabajo forma parte del plan de amor de Dios; nosotros estamos llamados a cultivar y custodiar todos los bienes de la creación, y de este modo participamos en la obra de la creación. El trabajo es un elemento fundamental para la dignidad de la persona. El trabajo, por usar una imagen, nos unge de dignidad, nos colma de dignidad; nos hace semejantes a Dios, que trabajó y trabaja, actúa siempre (cf. Jn 5, 17), da la capacidad de mantenerse a sí mismo, a la propia familia, a contribuir al crecimiento de la propia nación»

Cáritas intenta responder a su llamada de ser comunidad fomentando todo tipo de espacios que permitan una mejor integración entre todos sus agentes por esto, quiere agradecer el esfuerzo añadido que supone que los voluntarios respondan tan generosamente a este tipo de iniciativas.