Pocas horas después del impacto del tsunami que el pasado 23 de diciembre asoló las costas de las islas de Sumatra y Java ribereñas al Estrecho de Sonda, equipos de voluntarios de las diócesis de Bogor y Tanjung Karang, a las que perteneces las zonas siniestradas, pusieron un marcha un plan de emergencia para auxiliar a los damnificados. Según el primer informe de situación facilitado ayer por Cáritas Indonesia (Karina), el total de víctimas, hasta el 24 de diciembre, es…