Como todos los años desde la vicaría iniciamos el curso encontrándonos, reconociendo nuestra identidad, rezando juntos y asumiendo a través de la ceremonia del envío nuestra tarea de construir un mundo un poco más justo y fraterno para todos.

En estas celebraciones nos unimos siempre a la comunidad parroquial que no acoge de manera que se visibiliza también como los propios miembros de la comunidad se implican en la labora de cáritas animando a los demás a ello.

Para el voluntariado es un momento muy emotivo e importante ya que sienten esa llamada al servicio y se comprometen en su desempeño.

Este año queremos unir la celebración del envío a la presentación del Plan Diocesano de Pastoral de manera que podamos trabajar la diocesaneidad y sentirnos que formamos parte de algo más grande y compartido.

Os esperamos en este momento tan importante para el voluntariado de la vicaría.