• Hasta la fecha se llevan contabilizados 110 fallecidos y 197 personas desaparecidas, además de cuantiosos daños materiales (ganado, cosechas, viviendas, infraestructuras, etc.).
  • Las prioridades siguen centradas en el rescate de posibles supervivientes en las áreas siniestradas entre las capas de ceniza expulsadas por el volcán.
  • La asistencia humanitaria se está focalizando en el alojamiento en albergues temporales, así como el suministro de víveres y productos de primera necesidad a los supervivientes.
  • La Iglesia Católica de Guatemala ha abierto tres albergues, cuya capacidad de acogida está ya sobrepasada. Sin embargo, la respuesta humanitaria puesta en marcha por Caritas intenta dar respuesta a las necesidades más urgentes de todas las personas acogidas, principalmente alimentación, agua, vestido y calzado.
  • Cáritas Guatemala está preparando un plan de emergencia que permita responder a la mayor brevedad a las condiciones de los albergues que requieren atención especial, como son apoyo psicosocial, habilitación de áreas de lavandería y de higiene, atención a niños en edad escolar, asistencia sanitaria, nutrición infantil y apoyo a mujeres lactantes y embarazadas.