Cáritas, como entidad de la Iglesia que se compromete a diario ante el drama de la movilidad humana como el que ahora vuelve a vivirse en aguas del Mediterráneo a bordo del buque Aquarius, se siente interpelada por una realidad que conmueve a la opinión pública europea. Cáritas se posiciona sin titubeos al lado de esas personas que son testigos de muerte, sufrimiento y dolor. Las biografías de esas 600 personas que viajan a bordo del barco son similares a…