El pasado jueves celebrábamos el fin del Curso Básico Institucional en Elche, en el que han participado más de 30 voluntarios y voluntarias, con una eucaristía y entrega de diplomas. 

Ser voluntario/a en Cáritas es un ejercicio de compromiso que requiere de formación y preparación. Es necesario formarse para tener claro el ser, saber y saber hacer de Cáritas, pero también supone una revisión personal de nuestro ser creyentes, porque ser voluntario no sólo significa colaborar en una acción puntual sino que es una actitud que configura nuestra vida entera.

Desde el 16 de febrero se han ido sucediendo todas las sesiones formativas. Cada viernes durante 6 semanas se ha hecho un recorrido por la identidad de Cáritas, hemos incidido sobre la pobreza y sus causas. También, se ha presentado el Modelo de Acción Social, base para nuestro trabajo con las personas y guía en nuestra acción diaria. Se han dado a conocer las acciones concretas de Cáritas en Elche y reflexionado sobre el perfil del voluntariado.

Es un curso dirigido tanto a nuevo voluntariado como a personas que ya llevan un recorrido en la institución y quieren volver a refrescar las bases teóricas que sustentan el compromiso del voluntariado en Cáritas. Además, es un punto de encuentro para el voluntariado de las parroquias y el voluntariado de Cáritas Interparroquial, ya que por espacios y tiempo es más difícil coincidir.

En este acto de clausura dábamos por concluido el curso, pero no el proceso de formación, ya que la labor del voluntariado debe ir siempre acompañada de la reflexión. Para lo que contamos en Cáritas Elche con otras propuestas como la Escuela de Agentes de la Caridad, los encuentros, las reuniones de equipo, entre otras opciones.