El pasado domingo los voluntarios y voluntarias de cáritas Calpe celebraron de una manera especial el día del emigrante. Para ello prepararon una eucaristía en la que se reconocía la realidad de las personas migrantes así como la riqueza que aportan a la comunidad. La eucaristía se cuidó de una manera especial siendo los propios migrantes quienes participaron en todo momento. El grupo de cáritas Calpe tiene una característica muy especial, está compuesto al 50% por personas migrantes favoreciendo la convivencia y el encuentro de todas las nacionalidades que allí conviven, sin duda, un ejemplo de trabajo y de sentirnos uno.