La solidaridad es un don que todas y todos poseemos. No lo escatimemos y hagamos que vuele sin límite hacia los demás.

Cáritas Diocesana Orihuela Alicante ha celebrado un encuentro de la Vicaría 2, en la parroquia de La Visitación del barrio de Tómbola. A la reunión, presidida por Jaime Pérez, director de Cáritas Diocesana, asistió Javier Ruvira, secretario general de Cáritas que nos situó sobre el momento en el que nos encontramos en cuanto al Plan Estratégico. Rafael López, párroco de La Visitación, celebró la Eucaristía.

El encuentro ha reunido a un total de 23 Cáritas parroquiales -correspondientes a la comarca de L’ Alacantí- y establece el punto de partida de las actuaciones que se llevarán a cabo durante los próximos meses.

Uno de los objetivos fijados es poner en marcha un análisis de la realidad por territorios, cuyo propósito es describir el entorno, conocer el perfil así como las diversas problemáticas de las personas, para poder resolver y/o paliar esas situaciones “transformando” esa realidad cambiante. La recopilación de datos estadísticos permitirá la elaboración de una guía de recursos actualizada y adecuada a las características de cada zona.

En este último año y medio las actuaciones de Cáritas Diocesana Orihuela-Alicante han seguido centrándose en la atención a personas en riesgo de exclusión social y el acompañamiento y asistencia a los mayores. Casi 70.000 personas atendidas –a nivel provincial- y una inversión cercana a los 5 millones de euros.

La cultura solidaria de la población -a través del voluntariado- crece notablemente, alcanzando el último año las 2.320 personas involucradas con la causa justa en Alicante. Su labor e implicación es siempre digna y merecedora de nuestro mayor reconocimiento. En este sentido, otra de las líneas de actuación acordadas en el encuentro es impulsar la realización y actualización de un censo de voluntariado, que nos permitirá conocer todas las posibilidades de acción.

 

SICCE desarrolla, mejora y dignifica nuestro servicio socio-caritativo.

Sobre otros aspectos tratados en el encuentro, la implantación del Sistema Informático Confederal de Cáritas Española en las Cáritas parroquiales, es un objetivo prioritario.

SICCE proporciona numerosas utilidades -al tratarse de una herramienta de trabajo común- permitiendo compartir a escala confederal las situaciones e intervenciones registradas, dado que ofrece la posibilidad de gestionar y analizar la información registrada para su consiguiente uso en la elaboración de memorias e informes, cumpliendo la Ley de Protección de Datos. Es por todo ello que desde Cáritas Diocesana se apuesta por su implantación en todas las Cáritas parroquiales y proyectos.

 

Casimiro Díaz